martes, 13 de enero de 2009

Responsabilidad o confusión


Mi profesión me confronta todos los días con lo errático de la naturaleza humana. Escucho a gente que habla de las cosas que les pasan, les hacen o les dicen. Sus padres no los entienden, sus parejas los ignoran, sus amigas las envidian, etc. El mundo, de una manera o de otra, inevitablemente, está en su contra.


Estas fabulaciones pueden ser de lo más absurdas. Sin embargo, las personas que las crean consideran que están escritas en piedra. Tienen la certeza de una ley. El discurso de "Soy una víctima, pobrecito de mi", aunque causa mucho sufrimiento y dolor, es la forma en que mucha gente ha elegido vivir su vida.


Ir a terapia implica encontrar un nuevo orden. Implica encontrar la responsabilidad de la propia conducta. Algunas personas lo logran más que otras. Unas empiezan donde otras terminan. Cada proceso es distinto. Los terapeutas también tenemos que lidiar con nuestras fabulaciones y sentimientos de víctima que , en teoría, hemos trabajado en nuestras propias psicoterapias.


Pero ¿Hasta que grado puede alguien responsabilzarse de las experiencias? Algunas personas, denominadas depresivas por los psiquiatras, se responsabilizan de absolutamente todo. Hasta lo que no comen les hace daño. Los narcisistas en cambio, no se responsabilizan de nada.


Inevitablemente me pregunto ¿Qué tiene que aprender una persona en su infancia para que más tarde, pasado el narcisismo infantil, pueda adquirir responsabilidad? ¿Porqué algunas personas a las que uno no les auguraría más que la repeticion de patrones desdichados y enfermos por el ambiente en el que han crecido, sorprenden por su integridad psíquica e introspección sobre su propia conducta?


Últimamente, por diversos sucesos que han ocurrido a mi alrededor, me he cuestionado si hay personas que simplemente no estan destinadas a responsabilizarse de nada. Complican las cosas, hablan mal de las personas que las quieren, mienten y se juegan en un eterno periplo de engaños.


¿Habrá gente que es por naturaleza perversa y viciosa? ¿Existirá un gen que determina nuestra capacidad de empatía y responsabilidad? Me inclino a pensar que si. Que quizá somos mucho más que las experiencias que hemos acumulado en el viaje. Algo nos precede y nos determina.


Eso quiere decir, que por mucho que me pare de cabeza, siempre habrá un límite para lo que yo pueda hacer por mis pacientes. Eso es un buen límite al narcisimo. Más vale ser humilde...

13 comentarios:

Cuquita, la Pistolera dijo...

Querida Viviana: Qué buen post para comenzar el año de tu blog. Muy interesantes reflexiones. Te preguntas si "¿Habrá gente que es por naturaleza perversa y viciosa?". Yo no creo en el biologicismo ni en una determinación natural. Para mi somos resultados de construcciones socioculturales. No hay gente viciosa o perversa por naturaleza porque lo que llamamos "viciosos" y "Perversos" son construcciones socioculturales y erraríamos pensando que l. Lo que hoy vemos como vicio o perversión, no era igual que hace cien, doscientos o quinientos años. Si la idea de infancia, adolescencia o feminidad (entre otras cosas) han cambiado a largo de la historia, también conceptos como la maldad, la bondad, la belleza, etc. Por lo tanto,no creo que exista un gen que determine nuestra capacidad de empatía y responsabilidad. No creo tampoco en que tenemos un destino predeterminado, teleológico del cual no nos podemos librar y que nos convertiría en seres pasivos y nos llevaría al fatalismo.
Muchos saludos!!

Mara Jiménez dijo...

Viviana: Yo siempre he pensado que la terapia debe de funcionar con la misma técnica que las bolsas de oxigeno en los aviones: Ponte la tuya la primero y luego ves por los demás, si tu no logras respirar es imposible ayudar a alguien más. Por eso yo voy a terapia, jejejejeje. Me parece que esa responsabilidad para con tus pacientes, está muy limitada por las fronteras de cada individuo, a veces la gente aprende a vivir la vida sólo a través de su propia validación como victimas, siempre encontran un motivo para seguir siendo infelices o irresponsables. POr ahí dicen que. "ser feliz es fácil, lo difícil es darse cuenta de lo fácil que es".
¡Que bueno que ya estás de regreso! Te extrañamos.

Paloma Zubieta López dijo...

Queridísima Viviana: es un placer tenerte de vuelta. Este post a mi parecer, es interesantísimo y tiene muchos hilos de dónde agarrarse.
No existe un gen de la maldad a la fecha, pero entre tanto que no sabemos quién sabe. Com bien dijo Cuquita, creo en que hay estos factores que más que determinar, "construyen" al individuo a partir de que llega al mundo y los variopintos resultados están a la vista. Para mí, la terapia es una reconstrucción de uno mismo y por supuesto, tiene límites, tanto para el terapeuta como para el paciente y el resultado variará según estos. El límite al narcisismo es, creo yo, una buena señal de que somos individuos sociales y que nos el resto nos importa, pero ejercerlo es en parte una cuestión de voluntad que depende de qué tanto estemos dispuestos a mirarnos en forma objetiva y reconocernos con aciertos y errores. Coincido contigo, prefiero la humildad aunque me pregunto si siempre la practico.
Me dejas pensando en muchas cosas, agradezco el empujón pa'l viaje y te dejo muchos besos.

Iván dijo...

Las preguntas que propones no son sencillas de explicar, mucho menos de entender. No seré yo, quien se aventure a decir "los cómos y los debes de" de la vida, por la sencilla razón de que no tengo la respuesta y no la quiero tener.


Porque, considero, la vida dejaría de tener sabor y sentido. En terapia, uno se enfrenta no solo a los demonios que las personas dejan en la silla/divan/sillón, sino con los propios que se parecen tanto a los que se quedaron algunas veces. Y que evidentemente, son asuntos no resueltos en mi propia historia.

Por esta razón considero que las preguntas que propones, me las debo de hacer primero a mi, para entonces poder responderlas a los otros.

Sin duda es interesante lo que planteas, muy buen post.

P.D.

Va comercial, nuevo post en el blog de cine cuyo nombre te gusta tanto. Y claro, trataré de subir un documental sobre Lacan, ahora estoy leyendo su biografía, la has leido?

Saludos pues.

Mariluz Barrera González dijo...

Creo que por eso las terapias postmodernas han encajado perfecto con mi estilo de vida y de ser... el terapeuta que no esta en la postura de experto si no que se sienta a descubrir quien es el que está enfrente y sobre todo quien es el mismo... ayudando al otro en este viaje a descubrir que así como es el experto en el problema tambien lo es en la solución... sentir que mi unica responsabilidad con mis pacientes es ser honesta, respetuosa y escuchar con una mirada de admiración a cada espacio de su ser, ha sido el éxito de mi trabajo, tanto con los adultos como con los niños... Mirar a otro ser como un ser humano no es tan sencillo en nuestros días... en mi consultorio he descubierto que las personas van buscando esa mirada... y cada historia es sorprendente, cada circunstancia también...

Ante tus preguntas yo mas bien diría que muchos seres en este mundo despojan de su responsabilidad a los otros asumiendo cosas que no les corresponden, para muestra nuestra sociedad... vivimos en un méxico desesperado por no saber lo que le corresponde, ante un gobierno que paternalista y dispuesto a resolver todo nos nulificó por completo... con las familias y los hijos sucede lo mismo dando como resultado historias que sorprenden... y de las cuales siempre hay algo que aprender.

Un beso amiga.

Unicornio dijo...

Querida Viv:

Qué gusto leerte de nueva cuenta.

Y como ya sospecharás cómo piensan los Caballitos con Cuerno, supongo que mejor no digo nada al respecto.

(Pero como también conocerás cómo son de parlanchines los mismos cuacos cornúpetas, te diré que pareciera, experimentalmente hablando, que existe suficiente información genética, así como cierta información neurofisiológica en el sistema límbico que avala en parte aquello de tener alguna "predeterminación" para determinados caracteres. Sin embargo, también existe la programación necesaria para dirigir la nave - nuestro cuerpo y mente - al destino final: aquél que, responsable o irresponsablemente, NOSOTROS Mismos Elegimos).

Qué más puedo decir? Que tengas un agradable fin de semana, sin elucubrar tanto y disfrutando de tus seres queridos, hasta volver al trabajo de la semana que sigue, y retarnos con una nueva (o la misma) introspección, snifff!

Un afectuoso saludo de parte del

Incorregible Unicornio...

A dijo...

La unica vez que estuve en terapia fue durante mi adolescenia, mi maa me lleo or que queria que me 'curaran',el sicolgo era cristianoy claro que lo intento.

Porsupuesto que lueg me llevarontambien con un exorcista.

no funciono (obvio) y bueo, asta l fecha sigo haciendo esistencia a ir a terapia.

Quiza son ganas de no respnderme o descubrir cosas que no estoy dispuesta a smir. no se bien.

Besos torpes
A.

A dijo...

perdon por las faltas de o, h y espacios...(culpo a mi teclado)

besos malescritos
A.

Cuquita, la Pistolera dijo...

Viviana, estamos haciendo una campaña.
¿Qué opinas?
¿Te unes?
(En mi blog está la clave)

Aisling dijo...

Hola, Viviana. Aunque un poquito tarde, ¡gracias por visitar mi blog! Espero verte ahí con frecuencia. Y como me ha gustado mucho tu blog también, espero que no haya ningún problema si te añado a mi lista de blogs. Allá en la entrada que comentaste hay respuesta para tu pregunta.

En cuanto a las que te haces, voy a intentar poner mi granito de arena, aunque me siento un poquito intimidada, porque no soy psicóloga ni nada, pero veamos...

Como maestra de universidad, un poquito tragaños y con pasatiempos de jovencitos, me imaginaba que la brecha generacional con mis alumnos sería muy leve o incluso inexistente. Me equivoqué de cabo a rabo; la educación que muchos de mis chicos reciben no tiene nada que ver con la mía. Las responsabilidades, pienso yo, se maman, y cuando no las recibes en casa va a estar más difícil que las adquieras después. Muchos papás de ahora piensan que los suyos fueron muy estrictos con ellos, y por eso deciden criar a sus hijos con guante de seda, y aunque no lo hacen con mala intención, acaban metiendo en la cabecita de sus niños ideas coo "mi vida, eres maravilloso; nada ni nadie es más importante que tú, mi amor; eres perfecto, no cambies; tú no tienes la culpa de nada", etc. etc. Intentan ahorrarle a los niños sufrimientos que por otra parte resultarían educativos.

Bueno, siento que me estoy repitiendo, je, je, je... va a parecer comercial como el de Iván, también, pero me encantaría que leyeras y me dieras tu opinión de mamá y psicóloga (yo no soy ni una ni otra) sobre algo que escribí hace ya bastante tiempo en mi blog. Te dejo el link:
http://lacasadeaisling.blogspot.com/2008/04/estos-nios-de-ahora.html

No dejes de actualizar. Con tu permiso, voy a perderme un poco aquí en tu página. :D

Carlos Fernández del Ganso dijo...

Hola Viviana, es la primera vez que visito tu blog.
Me pareció, como médico y psicoanalista, interesante la manera de plantear los límites en el oficio de atender pacientes.
Un saludo desde España.

Anónimo dijo...

¿Habrá gente que es por naturaleza perversa y viciosa?

últimamente he tenido muchos niños a mi alrededor. Lo que más me ha sorprendido es que antes yo también me planteaba esa pregunta, ahora creo que la pregunta correcta es:

¿Habrá gente que NO SEA por naturaleza perversa y viciosa?

hasta ahora no he encontrado niños que no sean perversos y viciosos, independientemente de sus condiciones sociales o la convicción pedagógica de los padres.

¿Existirá un gen que determina nuestra capacidad de empatía y responsabilidad?

Técnicamente es poco probable. Me parece más plausible que haya un conjunto de genes que tengan una alta correlación con alguna prueba de empatía o responsabilidad.

La Mama de Patito dijo...

Hola Vivi,

¿Qué tiene que aprender una persona en su infancia para que más tarde, pasado el narcisismo infantil, pueda adquirir responsabilidad?
Si alguien tiene la respuesta a esta pregunta, por favor mandemela ASAP, que yo tengo en mis manos la enorme tarea de apoyar a una mente en ciernes y no la tengo nada, pero nada facil.

Yo soy de la teoria de que, tan complejos como somos los humanos, nuestra manera de ser esta compuesta de muchas cosas: tenemos el componente genetico que sin duda pesa bastante ( mas en unos individuos que en otros), tambien esta la idiosincracia de la familia en la que nacimos, porque la mayoria de nuestras costumbres, creencias,gustos y aversiones provienen de las tradiciones familiares ( ya sea que estemos deacuerdo o en contra) y esta el componente X, es decir, aquellas caracteristicas que son enteramente individuales y que vienen de nuestras experiencias personales, de lo que "sentimos" que debe ser y del hecho irrefutable de que asi somos y que.

Ergo, no creo que una persona "normal ( fuera de enfermedades psiquatricas, lesiones cerebrales y asi) este condicionada geneticamente para ser "mala", eso implicaria reconocer que mucha gente no tiene la capacidad de reconocer el bien del mal ni decidirse por un lado u otro y sinceramente no es el caso.

Maldita sea, tengo que dejar de ver La Ley y el Orden.