martes, 28 de agosto de 2007

Poesía II

De Sor Juana sólo conocía la redondilla de "Hombres necios". Durante una clase que tomé hace muchos años revisamos un soneto que por supuesto no conocía, y que ahora acomodando papeles, encontré. Lo transcribo:

Detente, sombra de mi bien esquivo,
imagen del hechizo que más quiero,
bella ilusión por quien alegre muero,
dulce ficción por quien penosa vivo.

Si al imán de tus gracias atractivo
sirve mi pecho de obediente acero,
¿para qué me enamoras lisonjero,
si has de burlarme luego fugitivo?

Mas blasonar no puedes satisfecho
de que triunfa de mí tu tiranía;
que aunque dejas burlado el lazo estrecho

que tu forma fantástica ceñía,
poco importa burlar brazos y pecho
si te labra prisión mi fantasía.


Me encanta la idea de la representación mental que tenemos de las personas o de las cosas. No importa en realidad el exterior o lo que pasa en el afuera. La fantasía y la subjetividad siempre serán los lentes a través de los cuales nos relacionamos. A través de los cuales interpretamos el mundo de los afectos.

4 comentarios:

ben dijo...

Lo que me encanta de la poesía de Sor Juana es la fuerza de sus palabras, considerando que en su época la voz de las mujeres no era escuchada.

Yo tampoco conocía este poema, pero me ha encantado.

Un beso

Carlota dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlota dijo...

No conocía el poema... que hermoso y que cierto...
Gracias por publicarlo
Mil besitos

Mariluz Barrera González dijo...

Tampoco conocía este poema... y al igual que Ben... su fuerza es lo que me ha tocado...

Pero me encanta lo que dices... al final nuestra interpretación del mundo es lo que define nuestras emociones.... hoy me siento muy feliz....

Un beso.