martes, 29 de enero de 2008

Fobia a los papeles


¿Tendrá algún nombre la fobia a los papeles? ¿Papirofobia, quizá?...


Confieso tenerla. Cuando busco un papel, me altero de los nervios. Lo he intentado todo, pero esta reacción de ansiedad me ataca irremediablemente. Siempre respiro profundo repitiendo el mantra "en algún lugar debe de estar, en algún lugar debe de estar" ... por lo regular, el mantra sólo sirve para enojarme más. Nunca encuentro el papel que estoy buscando.

Es la ley de Murphy. Normalmente el mentado papel lo encuentro días después de que lo necesitaba. A menudo en los lugares menos comunes. La alacena, debajo de la cama de alguno de mis hijos o al fondo de mi closet metido en algún zapato.


¡Qué razón tenía la cretina de la orientadora vocacional de mi escuela cuando me recomendó que por ningún motivo estudiara archivonomía!

El orden en los papeles, documentos, archivos y demás asuntos, es algo que no me implantaron en el disco duro. Tengo 1200 mensajes en la bandeja de entrada de mi correo electrónico. Soy incapaz de discernir algún tipo de sistema que me permita bajar ese horrible número. Total, todos los días llegan nuevos ¿para qué los ordeno?

Me pasa igual con los papeles. Todos los colocó en un solo montón que adquiere las dimensiones de la pirámide del sol. En ese montón puede haber de todo. Recibos, cartas, papeles de la escuela de mis hijos, vouchers de tarjeta de crédito, notas de la tintorería, pañuelos no muy limpios, el ticket de la tortillería, el cupón del cereal, mis ejercicios del taller de escritura...

Como es de esperar, ese gran cúmulo de papeles me harta. ¿Y qué hago? Empiezo a tirar. El problema nuevamente es el discernimiento. He llegado a tirar (distraida y fastidiada de tanto papel) cosas que son importantes. Cómo creo que ha sucedido con el particular grupo de papeles que he buscado toda la semana.

No pude haberlos tirado ¿O sí?. Voy a buscar en el refrigerador, a ver si de casualidad ahí los encuentro...

7 comentarios:

Ben dijo...

Jajaja! A mi me pasa todo lo contrario. Papel que llega a mis manos papel que es archivado inmediatamente. Lo mismo con los correos electrónicos. Me vuelve loco tener montones de papeles sobre el escritorio o cientos de correos-e sin ordenar. Yo soy el otro extremo. Jajajaja, ¿me recomiendas algún psicoloco para mi mal?

Besos muchos, ya estoy de vuelta!

Edmundo Dantés dijo...

A mi me pasa algo curioso. Archivo y organizo las cosas, pero pareciera que sucede solo cuando la pirámide amenaza con sepultar el resto de mi escritorio. Lo que podría suceder al menos cada semana, jajajaja.

Con el correo es más facil. Me entiendo más con el software que con carpetas y papeles sueltos.

¡Y mejor no te cuento de la montaña de tareas, exámenes y trabajos por revisar que llegan a acumularse! ;)

¡Saludos y Mucha Suerte!

Cuquita la Pistolera dijo...

Ay qué horror, ¡Papiromaniaca!. No, no puedo creerlo.
A ver, yo creo que hay que regalarte folders, los venden de todos colores, puedes organizar por temas tus papeles, lo mismo en la computadora (¡ya me imagino tus archivos en el disco duro!). Para tips llámame, porque yo soy el otro lado, soy como Ben, soy la Papirofílica, la obsesionada de los foldercitos y el orden en los papeles...jajaja
besos

P.D: Oye Ben!!! Estabas muy desaparecido, ¿cuándo regresa tu blog? No pude abrirlo hoy (y ya es 30 de enero)

Ismene dijo...

híjole! yo si soy de tu equipo Vivinana, con decirte que el lunes que fui a recojer del taller mis impresiones de la tesis no encontraba la mentada orden de trabajo con la que reclamar mis impresiones...

uy menudo derroche de jugos gástricos! pero la hallé, fiiuuuuu!

y si lo de los folders de colores ayuda pero en gran medida es la disponibilidad al orden lo que hará la diferencia... o bien como mi mamá puede que nunca ordenes tus papeles pero que sepas bien en donde hallarlos dentro de tu desorden, mi mamá es una maga para eso.

saludos!

Sebastiana dijo...

Contrátame, yo soy fans de organizar papeles! Aunque sabes, mi hermana ha desarrollado toda una teoría de que las cosas tienen vida propia y se esconden cuando las necesitamos, mientras las buscamos se rien de nosotros en sus escondites. Otra opción es que tienes duendes... Yo sé todo eso, porque obvio escucho la mano peluda y ahí "los expertos" opinan que pues sí cuando las cosas se te pierden y aparecen en los lugares más extraños, es que sí los "seres elementales de la naturaleza" (jajaja) son bromistas. Ahora bien, según mi abuela (activista religiosa yeah) son espíritus malignos que buscan crear caos y pleitos en las familias. Escoja la explicación que más le guste! :)

Mariluz Barrera González dijo...

jajaja, creo que dentro de las ventajas de ser obsesiva está el orden y que honestamente es dificil que se te olvide en donde dejas algo... mi cerebro y mi campo visual congenian perfectamente bien en un radio bastante grande.

Con decirte que he guardado todas las recetas de Sofia desde que era bebé... siempre para tener control de todo lo que ha tomado y le ha sido recetado en sus enfermedades.

Este año he optado por comprar un ARchivero... por que los folders en el librero y las cajas para archivar que venden en Office Depot ya no me son suficientes.

Un fuerte abrazo... y no olvides revisar en el refri... un día mi mamá ahí encontró sus lentes.

Un beso.

luz de luna dijo...

Yo lo que necesito mas bien es mas lugar para archivar, Cuquita y Ben tenemos esa rara enfermedad de "archivamiento cronico" apenas tengo algo en las manos que requiere ser "guardado" me empiezo a poner nerviosa y desencajada si no tengo un lugar especifico en donde ponerlo... Mis papeles estan por orden e importancia, alfabetico, por año, fecha lugar y hora, por tamaño y casi con su respectiva ficha, me encantaria solo mandar todo al diablo, porque esto de la archivomania consume muuucho tiempo y energias! Besos, gracias por visitar y comentar.