viernes, 4 de enero de 2008

Lo que quería y lo que quiero

Antes, cuando era una niña que empezaba a conocer el mundo a través de la televisión, quería ser muchas cosas.

Primero, quise ser una genio que saliera de su botella con humito rosa.

Luego, quise hacer magia con mi nariz y tener una familia perfecta, con una hija güerita que se pareciera a mí y un marido que pensara que tenía el control, cuando en realidad yo hacía lo que se me diera la gana.

Pero lo que más quise ser, con lo que fantasaeaba todas las noches, era una chica ruda. Con mucha fuerza para moquetearme al que fuera. Saber karate y usar unas pistolitas coquetas. O ya de perdis, tener un lazo con el que pudiera obtener la verdad de cualquiera.

Mis motivos no eran para nada altruistas. Quería la super fuerza para moquetearme al metiche de mi hermano. Las pistolitas para ganarme el respeto de las víboras de mis amigas y el lazo para preguntarle a Jorgito si realmente quería ser mi novio o sólo estaba bromeando cuando me dijo que no...

La clandestinidad con que las veía le daba un sabor especial a esta heroínas de cartón que marcaron mi infancia.

¡Demonios! Las veo ahora... y sigo queriendo ser como ellas. Quisiera no despeinarme nunca de los nuncas. Quisiera hacerlo todo enfundada en vestidos fabulosos trepada en tacones de 10 centímetros. Quisiera no tener un gramo de panza y unas chichis de campeonato que no necesitaran ningún soporte para apuntar al norte.

Quisiera usar bolsas diminutas donde sólo quepa un lip stick para retocar un maquillaje que nunca se corre. Un guardarropa tan amplio, que no repitiera nunca ni una blusa.

Quiero un mustang café siempre limpio.

Pero lo que más quisiera, es usar mi super fuerza para acabar con la gente cretina.


Sin embargo...ésto es lo que soy ahora. Pregúntome ¿Cuándo déjaré la escoba y el windex? .




7 comentarios:

Sebastiana dijo...

Right back at ya!

Yo quiero siempre he querido ser superchida acá... pero sólo sé sobre detergentes y cómo sacar manchas difíciles de la ropa. :(

Miguel Cane dijo...

Ay manís.

La psicología inversa funciona...

Te mando besos desde la Isla Paraíso, donde YO soy Wonder Woman.

QUIOBO!

;)

besines.

Paxton Hernandez dijo...

Viv,

Como diría Giselle en Encantada, "los sueños sí se hacen realidad". Nada más hay que tener paciencia.

Y Hechizada, qué barbaro, feminismo brutal y al límite: al esposo se lo hacen trapo. Gulp.

Un beso,

Anónimo dijo...

me encanto tuú blog!!!!
bastante buen humor!!!!

Saludos

ismene dijo...

uff la verdad es que esas cabelleras, esos looks de seguridad absoluta y la ropa centelleante son completamente envidiables...

tan envidiable como tu calidad de mamá de dos hermosos encuincles...

conozco un par de coreanas que hacen unos cortes de pelo super chikitiwow en la colonia juárez, tu dime si quieres el dato para buscarlo, no resuelven problemas emocionales pero son de gran ayuda, dímelo a mi!

feliz día de reyes!

doña Jimena dijo...

A mi me encanta el windex!

Anónimo dijo...

Hola Viv! No te escribo mucho, pero te leo seguido. Este post conmovió mi médula de superchica! Porque nunca he dejado de desear serlo. Feliz año!
Metafísica: No!