lunes, 21 de enero de 2008

Regreso a clases...


¡Cada vez que empiezan las clases me agarra esa misma cosa aquí!
¿Y si fuera a un psicoanalista?
¿Podría un psicoanalista sacarme la angustia de volver al colegio?
¿Conseguirá un psicoanalista que yo, Felipe, fuera a la escuela contento y feliz?
¿Lograría un psicoanalista transformarme en un ser tan repugnante?

Pues no sé si se pueda lograrlo un psicoanalista.

Después de algunos años de exilio voluntario, regreso a la docencia. Estoy muy contenta y muy nerviosa. Me pasa lo mismo que a Felipe, me agarra una cosa aquí.

Mañana empezaré un nuevo ciclo en mi vida, con complicaciones logísticas desde luego. No es lo mismo hacer las cosas cuando se tiene hijos. Sus vidas y horarios son parte de mi cotidianidad y estoy muy estresada porque no sé si pueda dividirme en tantas partes como voy a necesitar hacerlo.

Años atrás, cuando no tenía hijos, hacía muchas cosas. Trabajaba mucho. No le decía que no a nada. Me comía el mundo a puños. Estudiaba, trabajaba en varios lugares haciendo muchas cosas. Leía, daba clases, tomaba clases. Me aventaba cualquier "torito" que me pusieran.

Ahora, las pocas horas que le voy a dedicar a ésto me asustan. Pero estoy convencida de que es el momento. Es una excelente oportunidad y un gran reto, además de un ingreso extra y la posibilidad de tener más trabajo.

Ya les contaré mi regreso a clases. Por lo pronto tengo hasta diarrea...

13 comentarios:

Anónimo dijo...

SUERTE!...CONFIA EN TI

Unicornio dijo...

Aaahh, qué cosas, Viv!

(N. del U.: una disculpa por ser tan igualado, pero en ocasiones es más bonito escribir "Viv" que "Viviana". En todo caso, dicen que es de gente bien nacida solicitar atento permiso para tomarse estas literarias libertades. De manera que aprovecho esta tan señalada ocasión para pediros permiso, a fin de poder utilizar ese diminutivo - ¿o apócope? - para escribiros en este lugar. Chás Gracias. Continuamos).

Decía: Estamos en las mismas condiciones, sacarlo de mi mente no he podidoooo... ¡uuppsss, creo que sonó a canción! Digo, también debo decidir a estas alturas de mi vida, si tomo otra maestría (que aplicaría en mi trabajo) o sigo con un doctorado que NO podría aplicar en mis labores diarias, pero me daría mayor "status" académico... aunque nomás sirva de adorno pa' la pared, como diploma de la NASA antes del "Challengerazo".

Así que te comprendo. Pero entiendo aún más lo del temor a que el tiempo no alcance para todo lo que queremos, y más como tú, que tienes dos demandantes niños que guiar y atender.

Qué te puedo decir: es cuestión de estrategia, no de tácticas. De momento éstas últimas nos ayudan a librar el problema inmediato... pero no vemos más hacia adelante, como debería ser.

Planea dividiendo el "gran" problema en partes más pequeñas, que SABES puedes resolver de manera rápida y expedita. Planea hacia más adelante, no solamente al tiempo inmediato siguiente. Verás que si te sientas y apuntas pros y contras en una listita, y después desmenuzas un objetivo en tareas más pequeñas, las cosas saldrán bien. Créeme, lo he hecho en traducciones de libros de 1500 páginas, y de pronto lo que se veía avasallante, se convierte en acabar SOLO 10 paginitas al día... y NADA MAS... hasta el día siguiente. Y al final, descubres que terminaste la tarea que considerabas enorme e interminable.

Aparte, estás contenta y eso es un gran punto a favor! Anímate y cree en que todo te saldrá bien, después del clásico periodo de ajustes inicial.

Te podría poner ejemplos, pero me explayaría mucho. Mejor te dedico el siguiente escrito en el "Proyecto Unicornio". Espero te sea útil. O por lo menos ilustrativo... bueno, ¿ya de perdida, divertido?

Con un gran saludo (acompañado de una guarnición de porras frescas y espontáneas), se despide

el igualado Caballito con Cuerno.

Cuquita la Pistolera dijo...

Qué nervios. Siempre da nervios comenzar un curso nuevo como docente. Pero después uno lo disfruta (o a veces no tanto).
Muchísima suerte.
Podrás con todo, ya verás
Besos

Edmundo Dantés dijo...

Ánimo!

Es solo el pánico escenico que a todos nos dá antes de emprender algo nuevo.

¿Te cuento algo? Yo tengo ya varios años en los que me he dedicado a la docencia aunque sea por unas hora, la disfruto mucho, pero... Ese pánico antes de ir el primer dia de clases a todos nos afecta de una u otra forma.

El primer día de enfrentar a un grupo nuevo, creo que a todos nos preocupa un poco. Es natural.

Y por lo de la logística, pues te entiendo muy bien. Los niños requieren de su propio tiempo y espacio, por no decir que tienen sus propios horarios. Pero estoy seguro de que encontrarás la solución a ese rompecabezas.

Saludos y mucha suerte.

Sebastiana dijo...

Nada qué! Si lograste lo de las albondigas, podrás hacer cualquier cosa! jejeje.

Pero que nervio oyes! Aunque supongo ques como andar en bicicleta... so dont worry.

Viviana dijo...

Gracias a todos por sus palabras. Sé que es cuestión de organizarme. Sé también que en unos días estaré más relajada. Ya les iré platicando de esta experiencia.

Unicornio: Me puedes decir Viv. Aquí en la blogósfera muchos me dicen así. Tienes mi permiso, jeje. Mientras no me digas "gorda" de cariño como hace mi tía Encarnita, todo está bien...

Paxton Hernandez dijo...

Mucha suerte, Viv! Y coincido con Sebastiana, sí ya ganaste la batalla de las albóndias, todo es posible.

---------------------

Hay algo en tu Hotmail.

Miguel Cane dijo...

Manis:

Acaba con ellos. Tú eres Chucha Cuerera y los vas a dejar con el ojo cuadrado.

Además, salir a la calle te hará bien.

¡TRIUNFADORA!

Yo, el que te puso el apodo de Viv.

;)

Viviana dijo...

Miguelillo:

Tu me lo pusistessss efectivamente. Me gusta harto.
Gracias por tus palabras.

Gracias Paxton, esta batalla será cosa de niños...eso espero

ismene dijo...

yo pienso como paxton y sebastiana aquello de las albóndigas fue una batalla dura de la que saliste bien librada y estoy segura de que saldrás bien en este nuevo reto Viviana

suerte y buena organización!

ElMulder dijo...

Ay ya, no llores. Mejor preséntame a las alumnas. Te va a ir bien.

Su dijo...

No conocia tu blog, me reido con algunas cosas y reflexionado con otras...Un abrazo y suerte

Mar dijo...

Hola, Viviana. Soy Mar, de los Sabores Perdidos. Yo también soy profesora (y encima, novata, sólo llevo 3 años trabajando en la docencia), y cada año, cuando comienzan las clases, se me agarran los nervios como a ti.
Pero creo que es buena señal, más vale eso, que la indiferencia.
Besos.
PD: te recomiendo que visites la receta de leche frita de Susana. El blog donde está publicada es www.webos-fritos.blogspot.com
La publicó el 17 de enero.